En Chile, como en gran parte del mundo, estamos lejos aún del uso cotidiano de herramientas de Inteligencia Artificial. Esto a pesar de que muchos modelos están disponibles desde hace más de un año.

En diciembre de 2023 se cumplió un año desde la liberación a nivel mundial de ChatGPT-3, el modelo de lenguaje generativo con el que OpenAI cambió para siempre la forma de trabajar en Internet. Al momento de esta publicación, ya hemos visto el lanzamiento de ChatGPT-3.5, ChatGPT-4, Claude, Llama, Bard, Bing…

Esta carrera desatada por crear -y liberar- cada vez más y mejores modelos de IA por parte de todas las compañías tecnológicas globales demuestra el momento histórico en el que nos encontramos: al borde de asumir una nueva necesidad a nivel de especie.

Así de simple: la IA es algo que se está convirtiendo en una necesidad para cada vez más personas y terminará siéndolo para todas. Tal como ocurrió con los teléfonos celulares.

Hace 20 o 25 años, dependiendo del lugar del mundo en el que cada uno residiera, se vivió una revolución similar a la actual, con la masificación del uso de teléfonos móviles. En esa época, muchos dijeron que no querían tener uno, o incluso que nunca tendrían uno. Hoy en Chile hay más teléfonos funcionando que seres humanos respirando.

Con las herramientas de Inteligencia Artificial como ChatGPT pasará lo mismo. Y no es ningún misterio, porque ya está pasando. Aunque muchos todavía no se hayan enterado.

Recommended Posts
0
Hay que apuntar a ser un buen prompt carpenter para trabajar con modelos de Inteligencia Artificial